Los algoritmos del “Digital recruiting”

Sos candidato preseleccionado tras enviar un currí­culum a una oferta laboral y en la entrevista seguramente te preguntarán por qué deberán elegirte para ese puesto.

La inteligencia artificial puede hacer este mal trago más amigable para el candidato y más eficaz para la empresa mediante la utilización de algoritmos que miden indicadores como la capacidad de toma de decisiones, el liderazgo o la resistencia a la frustración a través del comportamiento durante un juego en una plataforma digital.

La progresiva implementación de la gamificación (ludificación en castellano) como método de selección de personal, y el llamado “digital recruitment” sobre todo en procesos masivos, coincide con la búsqueda de las empresas de sus empleados entre los millennials, aunque también se utilizan estos métodos para la selección de directivos y, sobre todo, para la formación de habilidades y competencias de los trabajadores.

El método y la duración varía según lo que determine la empresa reclutadora, pero generalmente el proceso consiste en introducir una serie de datos personales, a veces incluso una carta, una foto, un correo electrónico y un currí­culum. Este se enfrenta después a una experiencia inmersiva en la que se le plantea una situación lí­mite, desde sobrevivir en una balsa rodeado de desconocidos tras naufragar, gobernar una isla o gestionar un restaurante.

Qué decisiones toma y en qué momento, y cómo interactúa, arrojan una puntuación en las competencias que la empresa ha elegido como destacadas. Lo importante no es el juego en sí sino la herramienta que hay detrás, que permite medir patrones de comportamiento humano.

Una de las ventajas de este método para el candidato es convertir la experiencia en un acto más lúdico. Además, no exige un conocimiento tecnológico avanzado. Cualquier usuario es capaz de entender estas interfaces independientemente de su competencia digital adquirida

Las ventajas de la gamificación a través de plataformas digitales radican, en líneas generales, en la posibilidad de atraer a un mayor número de candidatos, en la potenciación de la imagen innovadora de la empresa contratante y la difusión de su cultura corporativa, en hacer más atractivo el proceso y aumentar la motivación de los candidatos.

Ver más en Retina

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
×