La importancia de escribir a mano nuestros sueños y objetivos

¿A dónde quiero llegar? ¿Qué quiero conseguir? ¿Cuál es mi realidad ideal? No hay que tener miedo de soñar a lo grande, de vernos en una situación perfecta.

Luego hay que trabajar sobre esta visión, dejando asentados los detalles. Podemos tomarnos 15 o 20 minutos, concentrarnos al máximo, y hacer la prueba de descargar a papel la mayor cantidad de datos posibles. ¿Qué veo? ¿Qué siento?

Una vez que tengamos estos datos en claro, nos será más sencillo enfocarnos en el cómo, incorporando a nuestro día a día los pasos necesarios para convertir esa visión en realidad.

La explicación tiene que ver con la forma en la que funciona nuestra mente. Al imaginarnos en situaciones deseables, utilizamos el hemisferio creativo de nuestros cerebros, pero si a esto le sumamos la escritura, también se pone en funcionamiento el hemisferio lógico-técnico. Esta combinación es muy poderosa, y genera un nivel más elevado de señales neuronales.

Estas señales eléctricas luego se trasladan a todo nuestro cuerpo a través de la columna vertebral; Se comunican con cada hueso, fibra y célula, convirtiéndose en parte de nuestro ser, ayudando a materializar una realidad en la que logramos completar esos objetivos. Escribir nos ayuda a expandir y transformar nuestra conciencia, alineando nuestra propia frecuencia con la de la vida que queremos vivir.

Visto en Linkedin

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
×