Entrevista Laboral: 4 temas que no te convienen mencionar

1 “No podía soportar seguir trabajando ahí”

Cuando le pregunten por un ex-jefe o colega nunca hables mal de ellos. Hacerlo dejará interrogantes de si será así como verás a tu entrevistador si en algún momento no consigue lo que quiere.

Al fin de cuentas, si hablas mal de tu último paso laboral… ¿quién dará garantías de que no dirás lo mismo de esta compañía?

En vez de hablar de lo que le desagrada de su anterior empleador, es preferible hablar de lo entusiasmado que se está con la compañía que lo está entrevistando para un eventual puesto de trabajo.

2 “Haré cualquier cosa”

Un candidato puede pensar que ofrecerse a responder a cualquier desafío que la compañía le vaya a presentar es algo bueno pero en realidad suena un poco desesperado. Hay que recordar que las entrevistas no son sólo para mostrar que se quiere el empleo, sino también para demostrar que se trata de la persona adecuada. Dicho de otro modo, no solo hay estar dispuesto a hacer algo, sino también es fundamental estar capacitado y ser apasionado de lo que hace.

Comunicarle al entrevistador en qué tarea te sientes más cómodo o qué experiencia tienes o incluso cosas que no haz hecho hasta ahora pero que te interesan.

Nadie quiere contratar a la persona de corto plazo que se va a ir. Asegúrate de dejar a su entrevistador la impresión de que quieres quedarse en la empresa mucho tiempo.

3 “Aprendo rápido y tengo capacidad de liderazgo”

Apoyarse en palabras superficiales termina dando una señal de falta de autenticidad. Los entrevistadores no le prestan atención, ya lo han escuchado todo.

Si quieres usar esto tendrás que dar ejemplos específicos de solución de problemas. Describe y explica más que sólo hacer mención a dichos ejemplos a modo de checklist.

4 “No, no sé hacer eso”

Es probable que una persona no esté familiarizada con cada tarea de un trabajo. Y eso en general está bien. Los reclutadores y los jefes de contrataciones no esperan que sepas todo, especialmente si estás a un nivel más bien bajo. Pero hay una manera correcta y una manera equivocada de expresar que no sabe cómo hacer algo.

Decir que “no” sin más, suena como que no solo no tiene idea sino que además no se está dispuesto a aprender.

Una buena opción es responder la pregunta con una respuesta calificadora. Por ejemplo, si te preguntan si has trabajado con un software con el que no tienes experiencia, debes hablar de un software similar del que tiene conocimiento y cómo se relaciona con el programa en cuestión.

Ver más en La Nación

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
×