3 técnicas escritura para transmitir tu marca personal
20/11/2017
Cómo hacer un currículum adecuado
26/11/2017

El pasado nos potencia

Nuestra Marca Personal, el impacto que dejamos hoy en los demás, es algo que venimos concinándola desde muy atrás y no es fácil, ni siquiera posible, cambiarlo de un dí­a para otro.

Lo primero que debemos decidir es como queremos que nos conozcan dentro de un plazo de tiempo, 3, 5, 20 años. Haremos ingeniería inversa escogiendo las acciones que nos permitirán unir el lugar donde hoy nos encontramos con el que queremos alcanzar. Eso es Estrategia Personal.

A la mayorí­a de la gente le parece absurdo pero, lo cierto es que muchos, yo incluido, acabamos dándonos cuenta a los 30, 40 o 50 que somos el resultado de la carrera, los trabajos, los contactos y todas esas pequeñas o grandes decisiones que tomamos muchos años antes.

El problema es que difícilmente cambiamos el rumbo salvo que la vida nos de un susto o algo nos impacte profundamente.

Algún problema de salud, despidos, rupturas familiares o que te toque la loterí­a suelen ser los detonantes para que te preguntes ¿Cómo he llegado a esta situación? y más importante ¿Qué voy a hacer para cambiar?

Para muchos otros, especialmente los más jóvenes, esto de decidir un destino se les pone muy cuesta arriba porque piensan que es algo así como firmar un pacto con el diablo. Es como si tuviesen que olvidarse de todo lo demás para centrarse en conseguir eso que han decidido. En realidad, es mucho más simple.

Nadie, ni siquiera quienes trabajan mejor esto del propósito, la visión, las metas, están todo el día obsesionados con ello. Simplemente es como cuando fijas una dirección en Google Maps, te ayuda a llegar, pero no estás todo el rato mirándolo, siempre tienes alternativas, en cualquier momento puedes pararte o incluso reprogramar tu destino. Es más, creo que es conveniente y ayuda saber que tienes opciones y que la decisión final es tuya.

Sin un Punto B no podemos conectar nada con el Punto A en el que nos encontramos.

Para alcanzar objetivos, en primer lugar debes tenerlos. Pero luego debes moverte. Y aquí no me vale lo de esperar a tener la actitud adecuada.

Primero te pones en marcha aunque tengas una actitud de no muy positiva y ya verás como, a medida que avances y alcances pequeñas o grandes metas, tu actitud cambia.

Porque la actitud es un efecto, no una causa.

 

Visto en Andrés Ortega

 

 

CONOCÉ NUESTRO SERVICIO