Los embajadores de Marca Personal en las empresas
05/03/2018
Vendé tu TALENTO, no HUMO
12/03/2018

Algunas ideas para superar el miedo a manejar

Lo logré. Ayer volví sola de manejar y me sentí cómoda, con la acción misma de conducir y conmigo misma.

Quizá sea difícil de entender para quienes manejan hace mucho tiempo, pero para aquellas personas que estuvimos varios años sin hacerlo, la nueva sensación es maravillosa.

Escribo la experiencia en este blog porque el reaprendizaje se asemeja, en muchos aspectos, al proceso de redescubrirse y reaprender que transitamos en nuestro crecimiento personal. Lo veo con las personas que vienen a marcapersonalonline.com.ar y ahora como aprendiz.

Lo que me ayudó y lo que no

No me ayudó, en realidad no me sirvió que los demás a mi alrededor me enumeraran las ventajas de manejar, o que cariñosamente dijeran, “.. pero qué tonta, por qué no lo hacés…”, o frases tales como: Dale, animate, vos podés. Reconozco todo el cariño pero que te empujen no significa que vas a hacerlo, vas a querer hacerlo, vas a poder hacerlo.

Sí me ayudó. Respetar mis tiempos, aunque fueran muchos años. Ahora que lo escribo me parece mucho tiempo, pero siempre tuve claro que lo que no quería hacer era obligarme.

Vivir en una ciudad donde hay muchas líneas de transporte y taxis son la excusa perfecta para no necesitar conducir el auto hasta el trabajo, por lo tanto acá no se dibujaba ninguna necesidad cuyo beneficio fuera hacerlo por mí misma.

Sí me ayudó hablar de mi miedo a manejar, lo hice en varias sesiones de coaching y fui descubriendo nuevos espacios para mí.

No se trataba de un tema técnico. Se trataba de un tema emocional. Por alguna o varias razones un día dejé de manejar. Recuerdo la imagen. Volví de hacer unas compras, entré, dejé las llaves sobre la mesa, miré hacia una ventana y me apareció la frase, ya no voy a manejar. Y no lo hice por muchos años.

Esa misma imagen es la que recuperé en la conversación con mi coach y en ese momento pude recordar también la emocionalidad que despertaba en mí y que me había cubierto durante años. Objetivamente no había evidencias que pudieran darme temor, ningún choque, ninguna experiencia traumática externa.

Tenía que ver con miedos y que por ser irracionales, me invadían. Lo pude ver en las sesiones. Esto es justamente a lo que ayuda el proceso de coaching, a iluminar espacios que por estar oscuros resultan inalcanzables, inmanejables.

Enumero, por si te sirven, el repertorio de acciones que desplegué para animarme en la siguiente etapa:

Me compré dos libretitas muy lindas. En una escribí todos mis pensamientos negativos al respecto. ( No voy a poder, hace tanto tiempo, y si…) En la otra todas las buenas sensaciones al respecto.

Adivinen cuál era la más extensa. Correcta observación. La negativa lo era. No me importó y seguí avanzando, ahora la positiva ha logrado avanzar algunos casilleros.

Me busqué buenos acompañantes. La selección la hice teniendo en cuenta a) Alguien a quien le tengo confianza. B) Que sea paciente. C) Que sepa enseñar o al menos lo intente. Esto es importante para evitar caer en profesores autoconvocados que resultan ser bastante agresivos en sus modos. Lo importante es que encontré variosprofesores” que cumplían el perfil por mí requerido. Hermosa experiencia.

Los invité a que me acompañaran en breves recorridos y escuché sus sugerencias.

Me armé una metodología posible pues ya tenía registro de conductor. (Si bien había dejado la práctica del manejo nunca permití que se me venciera.)

El método, simple:

1 – Recorridos cortos, en zonas conocidas y con varios obstáculos reales.Estacionamiento estrecho, calles con ciclovías, varias doble mano, entrada y salida de colegios y avenidas.

Ir recorriendo los mismos espacios varios días seguidos me sirvió para tenerlo en la cabeza y eso me ayudó a relajarme para ir avanzando en dificultades y poder poner nuevos focos.

2 – Poco tiempo cada día y en progresivo avance, según el deseo. Comencé con 15’ y llegué a los 45.´

De mi parte ha exigido paciencia, como la que requiere todo tipo de aprendizaje. Pensar en el camino, estar presente y poder disfrutarlo.

Encontrar la compañía adecuada puede hacerlo más divertido, encontrar el modo personal es tu desafío.

Cuando estés dispuesto a intentarlo la buena noticia es que se puede.

Siempre podemos aprender y ampliar nuestras posibilidades, cada uno decide su momento.

 


 

Lic. Adriana Bottiglieri
Coach y Comunicación
en Marca Personal Online

 


 

SI LE PUEDE SERVIR A UN CONOCIDO ... ¡ COMPARTELO !
CONOCÉ NUESTRO SERVICIO
//]]>