Taller de Presentaciones Profesionales para Entrevistas Laborales | 27 de Sept 18:30 hs
18/09/2018
La fortaleza en la gestión de contactos procede del contacto común de 2do grado
21/09/2018

Metodología de “Objetivos y Resultados Claves” (OKR)

metodología de Objetivos y Resultados Claves, “OKRs”(por sus siglas en inglés “Objetives and Key Results”) había producido un verdadero milagro en INTEL; muy conocido y comentado en todo Silicon Valley.

 

OKRs se basa en tres pilares esenciales:

1 – El Objetivo que es el “qué” se quiere lograr. Tan simple como eso. Por definición, los objetivos deben ser significativos, concretos, orientados a la acción, e (idealmente) motivadores. “Cuando están bien diseñados y empleados, son una vacuna contra el pensamiento borroso y la consecuente ejecución, borrosa”, explica Doerr.

2 – Los Resultados Claves son los puntos de referencia y el monitoreo de “cómo” se van a logra los objetivos. Doerr sostiene que para que “los OKRs sean efectivos deben ser específicos, limitados en el tiempo y agresivos pero realistas”.

Al mismo tiempo,  deben ser medibles y verificables (mejor aún si pueden hacerse en números). La respuesta a si se lograron los Resultados Claves debe ser un sí o un no, no puede haber grises. Al final de un período de tiempo (generalmente un trimestre) debe poder decirse si el objetivo se cumplió o no.

En el caso de Google, la tasa promedio de cumplimiento ideal es del 60 al 70% de objetivos alcanzados. Si se logra siempre el 100% significa que no diseñan objetivos lo suficientemente ambiciosos y osados.

Mientras los objetivos son de largo plazo, de un año o más, los resultados claves evolucionan con el progreso del trabajo. Una vez que se completaron los resultados claves, el objetivo se debe haber cumplido necesariamente (si no es que estaban mal diseñados)

Así, los OKRs definen qué es lo prioritario en una organización y coordina los esfuerzos individuales y de los distintos grupos para que resulten un objetivo cumplido entre todos.

3- El propósito esel “para qué”. Se trata de la motivación última que le da sentido al qué y al cómo. Genera una fusión en el grupo y le da sentido al trabajo. Este debe ser relevante, trascendente y compartido.

 

Lo más importante es preguntarse ¿Para qué?

“Muchos de nosotros no establecemos metas en absoluto. La mayoría de las personas comienza con los objetivos, lo que quiero lograr y cómo, pero la pregunta más fundamental es por qué.

Ver más en Infobae

CONOCÉ NUESTRO SERVICIO
//]]>