El 50% de los jóvenes reorienta su carrera luego de ser voluntario
07/07/2019
¿Qué es el análisis V.U.C.A.? ¿Cómo se aplica a mi Marca Personal?
12/07/2019

3 razones que provocan que no te contraten

1.- Actitud en la entrevista: “Nunca negativo”

La empresa o consultora de Recursos Humanos se acaba de contactar y te cita para reunirte en sus oficinas dentro de 2 días para una entrevista laboral.

Tu CV es justo el adecuado para el puesto por lo que hay grandes posibilidades de conseguir la posición. Revisas de forma precisa todos aquellos aspectos que pueden llevarte a realizar una entrevista con éxito.

Ha llegado el día D. Somos conscientes y no vamos a engañar a nadie: todas las entrevistas alteran de alguna forma tus nervios de acero. Por muchas entrevistas que hayas realizado, siempre tienes esa extraña sensación de “examen final”. Hoy no tienes uno de tus mejores días. Llevas cierto tiempo buscando esa posición que te haga salir de la situación de desmotivación laboral actual en la que te encuentras. Has tocado techo, como se suele decir.

Llegas desmotivado y pensando que es un entrevista más. Esta actitud derrotista será captada por tu interlocutor, qué pensará que más que a una entrevista, vienes al matadero directamente.

Debes desterrar esa actitud. Trasmite ilusión, motivación y ganas de conseguir el puesto.

Consejo: Ofrece tu mejor “yo”. ¡Se empático y trasmite positividad, amabilidad y energía!

2.- Pruebas Complementarias: “Dedica tiempo”

Si superaste la primera entrevista, es probable que te pidan hacer un test técnico o prueba complementaria para valorar tus habilidades técnicas en relación a la posición en cuestión. El proceso se encuentra en una de sus primeras fases pero su resolución será mucho más rápida de lo que cabría esperar.

Ni que decir tiene, que en muchas ocasiones el cliente solicita cubrir la posición con la celeridad del rayo, por lo que todo el proceso cae en cascada, a velocidad de vértigo.

Lo sabemos, tienes poco tiempo para realizar la prueba, trabajo, familia, etc… pero es realmente importante que centres tus esfuerzos en hacerla. Todas tus buenas habilidades mostradas en la entrevista, pueden desmoronarse si el selector de RRHH advierte que has dedicado apenas 5 minutos de tu tiempo en elaborar un informe deprisa y corriendo. Puedes ser conciso, pero no en exceso. Es el momento de poner “toda la carne en el asador”. Dedica el tiempo justo pero necesario, ni más ni menos.

Consejo: Muestra toda la amplitud de tus habilidades técnicas.

3.-  Idiomas: “Mejor no mentir”

Te encuentras en la entrevista final. Es el momento clave, pero tal y como te indicaron en la primera fase, la entrevista final se desarrolla en un idioma que no es tu lengua materna, ya sea inglés, francés… Este punto es clave, y la máxima es no mentir ante todo.

Si se requiere, por ejemplo, un nivel “bilingüe de inglés” para una posición en concreto, es mejor que si no se posee dicha aptitud lo indiques desde un principio.

Como poco podemos vernos envueltos en una situación que nos haga sacar los colores, y como mucho ser descartados del proceso con un mal sabor de boca.

Consejo:  No mientas en tu nivel de idioma. Te mientes a ti y a tus posibilidades de éxito en el proceso.

Ver más en Social You

CONOCÉ NUESTRO SERVICIO
//]]>