8 consejos para alinearte al nuevo algoritmo de #Instagram
06/11/2019
“Portfolio de Carrera” y el horizonte laboral
12/11/2019

El currículum: un texto estratégico

El currículum es la síntesis de la trayectoria académica y laboral en función de un objetivo específico vinculado a  obtener una vacante laboral. Es un elemento más del sistema que constituye el proceso de búsqueda de un empleo, con el  cual debe estar en consonancia. Es decir, no es simplemente el relato de una experiencia, sino que es una pieza fundamental y estratégica dentro de un proyecto conformado por otras variables e instancias (plan de carrera, redes sociales, presentación efectiva, entre otros)  con las que debe ser coherente.  

Es un texto que integra un circuito comunicativo cuyo destinatario es un selector y cuya lectura recreará una identidad  virtual de un candidato al que físicamente no se conoce. Tan ambicioso objetivo se da, además, en un contexto de múltiple lectura que es el proceso de reclutamiento.

El currículum constituye la exhibición de quiénes somos y la posibilidad de apertura o clausura de un proyecto, pues es el selector quien a través de una lectura fugaz decidirá si un candidato continúa o no dentro del proceso de selección. Tanta responsabilidad concentrada tan sólo en el contenido de unas dos páginas, extensión máxima recomendada. De ahí la necesidad de que comunique de manera eficaz, estratégica, coherente y atractiva la identidad de un candidato. 

Cuanto más extensa sea la trayectoria, más complejo suele tornarse el arribar a una síntesis  que estará atravesada por la decisión de qué información figurará y cuál no. El criterio que guiará ese recorte es el valor que se le otorgue a la historia laboral y académica en función del presente profesional.

¿Es necesario mencionar las primeras experiencias? ¿Y todos los cursos de formación que se han realizado o las jornadas a las que se han asistido? Estos y otros tanto interrogantes suelen atravesar el proceso de escritura de un currículum. Y las respuestas serán particulares en cada caso porque único es cada candidato, su historia, su trayectoria, sus objetivos y sus proyecciones.

 

El currículum senior

El currículum senior, es decir el que supone ya una trayectoria laboral, debe contar con un perfil y el detalle de las competencias, responsabilidades y logros que permitirán la reconstrucción textual de un recorrido. 

El perfil  es un texto de unas pocas líneas, formado por uno o dos párrafos,  que se ubica al inicio, donde se detallan las funciones esenciales de la  experiencia laboral, que conforman la descripción de la identidad profesional del candidato.

Se detallan allí  las competencias, es decir las características del individuo que forman parte de su personalidad, se relacionan con un estándar de efectividad  y pueden predecir desempeño (atención al cliente, planificación y organización, liderazgo, entre otras). Las competencias a detallar presuponen un análisis de la propia  experiencia para detectar las capacidades recurrentes que han guiado los logros profesionales.

El perfil suele leerse en primer lugar invitando al selector a continuar y profundizar la lectura. Por lo tanto, la información que allí figure debe resultar atractiva pero insuficiente, es decir generar en el lector la necesidad de adentrarse en el texto para conocer lo esbozado en el perfil.  

Los logros son los resultados concretos y puntuales que han significado una ganancia para la empresa o han repercutido positivamente en la estructura y organización de la misma.  Pueden figurar luego del perfil  o de cada experiencia profesional. Suelen redactarse a partir de conceptos  como aumento, optimización o reducción que destacan el impacto positivo de la acción que se describe a continuación. 

Hay que saber distinguir el concepto de logros con el de responsabilidades. Mientras que el primero implica un resultado el otro supone una acción. Por lo tanto, la estructura del currículum debe facilitar a través de recursos como subtítulos o  viñetas la clara distinción entre ambos. 

 

Consideraciones generales a tener en cuenta

El currículum es un texto breve destinado a una  lectura rápida y eficaz. Cada línea de su extensión supone un espacio de valor, en tanto lo que allí se dice ha surgido de una síntesis y de una selección estratégica. 

Para lograrlo no hay que reiterar información que ya ha sido dicha, ni brindar aquella que no se corresponda con la propia experiencia. No sería pertinente  detallar, por ejemplo, en qué consiste una carrera, una formación de posgrado o la fundación para la cual se ha trabajado pues esa información no da cuenta de quién es el candidato. 

Hacer uso de variedad de recursos tipográficos (letra en negrita, diferentes tamaños) suele contribuir a la lectura veloz y en capas del currículum. Evitar la linealidad y la uniformidad en el diseño que no posibilitan, en un primer acercamiento, distinguir la información relevante en  los segundos iniciales que un selector dedica a un currículum. Un texto homogéneo presupone únicamente una lectura lineal y completa para su apropiación. Nada más alejado que el contexto del reclutamiento llevado a cabo por un selector. 

Es aconsejable seleccionar un diseño moderno y colorido, que favorezca la disposición de la información en la página  y que resulte visualmente atractivo. En la actualidad, gracias a las herramientas presentes en la web, las plantillas con diseño son  muy variadas y accesibles. 

Por último, cada currículum es único porque cada individuo es único y, más allá de las formalidades y condiciones externas impuestas para su construcción, debe estar en sintonía con el candidato. Un currículum con identidad propia, que dé cuenta de la singularidad, constituye el punto de partida de un proceso exitoso. 

 

Lic. Juliana Seijo

SI LE PUEDE SERVIR A UN CONOCIDO ... ¡ COMPARTELO !
CONOCÉ NUESTRO SERVICIO
//]]>