“Portfolio de Carrera” y el horizonte laboral
12/11/2019
Ventajas y desventajas de una #MarcaPersonal AUSENTE
16/11/2019

Las competencias en inteligencia emocional serán 600% más demandadas

El estudio “Emotional intelligence – the essential skillset for the age of AI” elaborado por el Instituto de Investigación de Capgemini ofrece una visión general sobre cómo percibe la IE el mundo empresarial. Además, recomienda a las organizaciones combinar tecnología con capacidades humanas para desarrollar las competencias necesarias entre sus empleados.

En primer lugar, el informe concluye que la expansión de la inteligencia artificial y la automatización ha convertido en imprescindible la inteligencia emocional. De hecho, un 76% de los directivos considera que sus empleados deben desarrollar competencias en este ámbito para mejorar el trato personalizado, con el cliente, los procesos de comunicación y la gestión de las relaciones.

Igualmente, ese 76% estima también que los empleados deberán asumir tareas que no pueden ser automatizadas, relacionadas con la empatía, la influencia personal y el trabajo en equipo. Por tanto, el éxito venidero será posible gracias a la inteligencia emocional, como indica un 83% de las empresas. Tanto directivos como empleados (61% y 41%) coinciden en que será una competencia laboral indispensable de aquí a 5 años.

La otra cara de la moneda la componen los empleados cuya labor actual peligra debido al impacto de la IA y la automatización en las competencias requeridas. De esta forma, un 39% de los empleados es consciente de que su puesto y sus competencias actuales serán innecesarias en 2 o 3 años. Concretamente, los empleados millennials son los que más piensan así (50%), preocupados porque son ellos quienes sufrirán el impacto de la automatización y la IA.

Por otro lado, ya hay empresas y organizaciones obteniendo beneficios gracias a las elevadas capacidades de inteligencia emocional de su plantilla. Un 60% de ellas, de media, afirma estar consiguiendo mejores resultados que el resto en diversos aspectos del negocio. Por tanto, la mejoría es más apreciable en factores como la productividad, la satisfacción del empleado, la cuota de mercado o la atención al cliente.

Posteriormente, el estudio indica que hay muy pocas compañías que ofrezcan formación específica para conseguir que sus empleados desarrollen competencias de inteligencia emocional. A pesar de ello, un 75% de las empresas sigue creyendo que puede lograr que adquieran estas capacidades a pesar de no poner medios para ello. Sólo el 42% implementa formación específica para sus directivos, porcentaje que desciende al 32% para cargos intermedios y al 17% para empleados en general. Curiosamente, estos últimos son los que más sentirán el impacto de la automatización, aunque menos del 40% de las empresas evalúe sus capacidades en materia de IE durante o después de la contratación.

El estudio concluye que las empresas deben crear una cultura que valore la inteligencia emocional y busque mejorarla continuamente. Gracias a ella, aplicada a todos los empleados y procesos existentes dentro de la compañía, la empresa podrá contar con una fuerza de trabajo altamente competente en este ámbito.

Este estudio muestra no solo que es necesaria la IE ante la expansión de la automatización de las tareas rutinarias, sino también, que las empresas pueden beneficiarse de tener una plantilla inteligente desde el punto de vista emocional. La experiencia de las empresas más avanzadas en este ámbito evidencia que las organizaciones deben priorizar la IE en sus procesos de contratación, en sus programas de formación y en su cultura.

Ver más en Marketing Directo

SI LE PUEDE SERVIR A UN CONOCIDO ... ¡ COMPARTELO !
CONOCÉ NUESTRO SERVICIO
//]]>