Resiliencia en acción
08/05/2020
Qué características laborales tiene un Centenial
11/05/2020

Ideas para que la Ansiedad no nos invada

La ansiedad es un estado emocional, el mismo se caracteriza por el contenido de pensamientos, emociones y sensaciones corporales, marcados por la anticipación negativa. En ocasiones en que la mente se anticipa a un problema o una amenaza (ya sea real o imaginaria), un sistema de alarma se activa generando un estado de alerta, con sensaciones de todo tipo.

Algunas personas tienden más a tener más pensamientos recurrentes, en ellas, intentan resolver el problema que están anticipando… eso que llamamos “preocupación”. Otras personas experimentan más sensaciones corporales, que interpretan como desagradables, otras más conductas compulsivas (comer, comprar, consumir).

No siempre la ansiedad es un problema, si bien trae consigo muchas veces experiencias desagradables, muchas otras también sirve para protegernos, o enfocarnos en alguna dirección.

Ansiedad y señales en rojo

¿Cuando se vuelve patológica? Cuando sobredimensionamos (en dimensión o en severidad) la amenaza, o cuando minimizamos nuestros recursos. Allí, es cuando el estadio ansioso aumenta, ya sea de manera progresiva o aguda.

Algunas personas experimentan lo que llamamos “ansiedad-rasgo” que es una tendencia a reaccionar frente las cosas de una determinada manera. Otras lo experimentan como un “estado”, que se da en respuesta ya sea a un episodio atemorizante o traumático.

Una característica importante de los estados de estados de ansiedad patológica, es que tienden a retroalimentarse solos y se alimentan de nuestra atención: esto es: cuanto más pendientes estamos, más sucede, cuanto más sucede, más alertas estamos…. y así

En los tiempos actuales, en los que la pandemia amenaza al mundo entero, rodea a nuestros hogares, a nuestras familias, a nuestros afectos, a nuestros trabajos, está en todos lados y es invisible… los estados de alerta se encuentran incrementada entre todos nosotros, en la población general se encuentran más reacciones de temor, de evitación, y se sensación de peligro.

¿Qué podemos hacer frente a los estados de ansiedad?

En primer lugar, es importante que pongamos en contexto lo que nos pasa, y poder ver que estas emociones, sensaciones, (extrañas para algunos, viejas conocidas para otros), son válidas, tienen sentido, y no hay nada anormal en ellas.

Observar nuestros estados, detenernos, implica NO luchar con lo que nos pasa, si no, ser comprensivos con nosotros.

Por otro lado, y sin querer repetir información que realmente abunda, “la respiración” es uno de los recursos más importantes y eficaces para el manejo de la ansiedad. Las técnicas de respiración diafragmática, así como las de mindfulness, o meditación, son recursos que tienen sobradas evidencias de su eficacia.

La respiración es como un ancla para nuestra atención, nos ayuda a salir de nuestras cabezas, bajar al cuerpo, y descansar un poco en él.

 Mini herramientas

Por último, aprender a bucear qué cosas nos calman, pequeñas cosas, mini herramientas: una técnica de relajación, una música, una ducha caliente, una charla con alguien, algún antiguo hobbie que recuperar, actividad física, artística…etc.

Practicar la curiosidad y la exploración es un buen ejercicio que da aire a nuestras mentes, dejando entrar información distinta.

Y Por supuesto, consultar con profesionales en caso de ser necesario.

 


Lic. Andrea Chattas
Psicó
loga MN 43439
Perfil Linkedin

 

► PROPUESTA DESTACADA

 

SI LE PUEDE SERVIR A UN CONOCIDO ... ¡ COMPARTELO !
CONOCÉ NUESTRO SERVICIO
//]]>