Así piensan los líderes del futuro
24/01/2020
Video CV: Cómo perder el miedo a la cámara
29/01/2020

La Imagen Personal en el Trabajo

El comportamiento es una de las claves a la hora de forjar una buena imagen personal de nosotros mismos. En el ámbito laboral, debemos proyectar seriedad y responsabilidad, cualidades que hay que saber combinar con buen humor, cercanía, educación y empatía para crear buen ambiente en el equipo de trabajo y, por lo tanto, mejores resultados. Cosas tan básicas como sonreír cuando se entra en la oficina, saludar y dar los buenos días, interesarse por los demás, pero sin entrar en intimidades, son cruciales a la hora de dar una buena imagen.

    Además hay que mostrar optimismo. Una persona negativa que no ve salida a los problemas y para la que todo es motivo de queja, no solo crea un clima enrarecido a su alrededor, sino que además proyecta una imagen de debilidad, lo que desemboca en que no se le encomienden grandes proyectos o puestos de líder con la creencia de que no va a poder sacarlos adelante.

    Por último, hay que estar siempre dispuesto a ayudar a los demás. Al fin y al cabo, la eficiencia de los compañeros se traduce en buenos resultados para la empresa, lo que repercute también en ti de forma positiva. Eso sí, no hay que confundir la ayuda con hacer el trabajo de los demás.

    Cómo vestirse para proyectar una buena imagen personal

    Para no caer en errores de estilismo, existen unos códigos generales según el tipo de trabajo que desempeñes que te ayudarán a acertar:

    • Casual informal: para casos en los que se requiera poca formalidad o para los casual fridays. Las mujeres puede llevar vaqueros, camisetas y blusas; bailarinas, sandalias con cuña o botines; y blazers o americanas tipo sport. Los hombres pueden llevar vaqueros o pantalones tipo chino; polos, camisetas o camisas por fuera; chaquetas de sport; y zapatos oscuros o zapatillas de deporte.
    • Business casual: para ambientes en los que se permiten ciertas licencias sin llegar a ser informales del todo. En estos casos, las mujeres tienen un amplio abanico de posibilidades, desde un conjunto de camisa o blusa y pantalón de corte clásico, hasta un vestido de un largo no superior al de la rodilla, zapatos cerrados, accesorios discretos, entre otras muchas opciones. Los hombres, por su parte, deben ir con camisa de vestir de manga larga o polo de un solo color; vaqueros o pantalones tipo chino con cinturón de cuero; blazer; y mocasines de piel o zapatillas de deporte.
    • Smart casual: para entornos en los que hay que ir arreglado, pero no se requiere traje. Para ellas, se aconseja camisas de manga larga, traje sastre de falda o pantalón, pantalones de algodón o tweed de color oscuro, vaqueros en tonos oscuros, vestidos lisos, falda lápiz a la rodilla, y zapatos de salón de tacón medio. Ellos pueden llevar blazer de algodón o en su lugar un jersey o cárdigan; camisa de manga larga o polo de un solo color; pantalones de corte slim; vaqueros oscuros; traje sin corbata; mocasines; y cinturón de piel o tela.

    La importancia del lenguaje corporal

    Cuando mantenemos una conversación, el 45 por ciento de lo que recibimos nos llega por las palabras, el resto (55 por ciento) por el lenguaje no verbal. Y es que nuestros gestos hablan más de lo que creemos. De hecho, según diversos estudios, cuando conocemos a una persona nueva, nos bastan tres minutos para aventurarnos a evaluar cómo es, y todo en base a su lenguaje corporal. Pero la cosa no queda ahí, y es que esos minutos son cruciales, pues crean en nosotros una opinión que será muy difícil de cambiar en el futuro.

    • Voz profunda: está demostrado que los hombres y mujeres con voces más graves y profundas suelen llegar a posiciones de liderazgo, ya que transmiten una imagen de autoridad. Si vas a hacer una entrevista de trabajo, respira fuerte, desde el diafragma, antes de hablar. Esto hace que la voz sea más grave.
    • Contacto visual: mirar a los ojos al interlocutor es una muestra de interés en la conversación. Por el contrario, esquivar la mirada genera desconfianza. Pero tampoco hay que mantener el contacto todo el tiempo, ya que se considera algo agresivo y hasta desafiante. Lo mejor es la naturalidad.
    • Sonrisa natural: es la mejor carta de presentación en cualquier situación, pero resulta imprescindible en entrevistas y reuniones de trabajo.
    • Caminar con confianza: la forma de andar dice mucho de nosotros. Si quieres transmitir seguridad en ti mismo, debes caminar derecho, erguido y con la cabeza alta, pero con cuidado de no levantar el mentón en un ángulo superior a los 90 grados, ya que denota que te sientes superior al resto.
    • Estrechar la mano: se trata de un gesto muy común en el entorno laboral y que transmite muchísima información al interlocutor. El apretón de manos debe ser firme, seguro, y siempre manteniendo el contacto visual. Lo que no se debe hacer es apretar demasiado, o hacerlo de forma desganada o mirando para otro lado, ya que denota desinterés. Las manos deben estar en vertical, que es una muestra de igualdad. Si pones la mano en horizontal con la palma para abajo estás trasmitiendo superioridad. Lo mismo ocurre si durante el apretón pones la otra mano sobre el mismo.
    • Manos a la vista: cuando tengas que exponer un proyecto o una idea, muestra las palmas de tus manos. Esto no solo es señal de confianza, también denota que hablas desde la sinceridad y que no tienes nada que esconder.
    • Tocarte la cara: si durante una conversación te llevas la mano a la boca, te tocas la nariz, te masajeas la sien, etc., estás mostrando inseguridad o, peor aún, que estás mintiendo. Lo que sí puedes es tocarte el mentón o la barbilla, ya que denota interés.

    Ver más en Mapfre

    SI LE PUEDE SERVIR A UN CONOCIDO ... ¡ COMPARTELO !
    CONOCÉ NUESTRO SERVICIO
    //]]>