La habilidad de Desaprender. Un ingrediente de la marca personal 2022

Lic. Adriana Bottiglieri

Si algo hemos aprendido en estos dos últimos años ha sido a convivir con la palabra incertidumbre, y no es porque lo hubiéramos deseado. La realidad se impuso y para poder continuar con nuestras vidas tuvimos que lanzarnos a aprender y desaprender habilidades y desarrollar nuevos comportamientos. El tiempo no fue ordenado y lineal sino abrupto y sin precedentes, a nivel mundial. Respecto del uso de la tecnología se dice que el crecimiento de usuarios previsto para cinco años se logró en solo uno. Sobran ejemplos de haber tenido que aprender a lidiar con el entorno digital para proveernos desde comidas hasta cariño a la distancia, pasando por el estudio y el trabajo.

A aprender se aprende y también a desaprender, o sea, a dejar de lado lo que no nos ayuda a crecer. Sin embargo, la tarea de desaprender no es fácil, implica poner en juego varios aspectos de nuestra identidad: creencias, valores, comportamientos.

Identificar aquello que ya no nos sirve puede hacernos sentir vulnerables y en consecuencia ,en lugar de adoptar nuevas formas, volvemos sobre comportamientos adquiridos, aunque ya no nos sirvan.

Un ejercicio que nos puede ayudar a cambiar es el revisar qué de los recursos que tenemos hoy nos ayudan a vivir mejor y, según nuestra evaluación, dejarlos o continuar con ellos. Un símil sería la reflexión del lugar donde vivimos. ¿Nos sirve hoy? ¿Habitamos menos personas en la casa y podríamos mudarnos? ¿Queremos un espacio con verde y no nos importa si las habitaciones son más chicas? Pensar en un espacio externo se hace más fácil que pensar en nuestro interior, pero es desde allí desde donde construimos nuestros nuevos espacios, nuestra vida.

Al mirar nuestro entorno mientras salimos de la pandemia vemos como ésta a reconfigurado vínculos y maneras de trabajar; por ello sirve hacerse algunas preguntas que a modo de espejo nos reflejen.

  • ¿Qué conocimientos y cuáles habilidades tengo que se están volviendo obsoletas?
  • ¿Qué comportamientos me sirvieron hasta hoy y en este presente hacen crisis?
  • ¿Cuáles de mis competencias seguirán vigentes? ¿Cuáles de ellas debería actualizar?

Es importante destacar la idea de que estamos reflexionando respecto de un futuro cercano. Nadie puede hacer futurología tan fácilmente, de lo contrario hubiéramos desarrollado las vacunas necesarias antes que el Covid nos enviara a todos, a nuestra casa.

Se trata de habitar el presente y con un horizonte que nos habilite a pensar en la idea de desarrollar nuevas herramientas, entre ellas la capacidad para aprender, reaprender y también de desaprender de manera continua. El resultado puede darnos una vida con menos estrés, con más calma.

Como en todo proceso de cambio la presencia de otros puede ayudarnos a transitarlo mejor. Esta es una de las maneras en las que acompañamos a nuestros clientes en Marca Personal Online. Lo hacemos con capacitaciones, coaching o mentorías según la necesidad. Te invitamos a visitar nuestra página para conocer las formas posibles de seguir aprendiendo para que el tuyo sea el mejor 2022 posible.

La foto es de Foto Benjamin Hayward en Unsplash

Facebook
Twitter
LinkedIn
× Contacto